Robo de identidad

El robo de identidad aumenta de una manera drástica en los últimos años.

Según el Código Penal de la República Mexicana el robo de identidad se da cuando se adquiere por cualquier medio, información personal y financiera, con la intención de suplantar la identidad de un tercero, con el fin de cometer algún delito. Así mismo la identidad es un derecho que se encuentra plasmado en la Constitución Política.

A pesar de lo importante que es el derecho a la identidad, el Estado mexicano aún no ha podido garantizar su protección, una de las razones es debido a que el robo de identidad no se encuentra bien legislado.

Y justo el robo de identidad es un tema al que debemos ponerle toda nuestra atención en la actualidad, ya es que este delito ha crecido de una manera exponencial en México, según  informó Alfonso Flores, director general de Card Protection Plan (CCP), ya que dice México ocupa el octavo lugar dentro del ranking de los 10 países en donde se registra el mayor robo de identidad.

Algo que hizo que el robo de identidad creciera de una manera considerable fue la revolución tecnológica por la que actualmente seguimos pasando, ya que si bien es cierto ha traído muchos beneficios a la vida cotidiana del ser humano, nos hace ahorrarnos grandes filas y tiempo, ya que ahora podemos realizar un sinfín de actividades desde nuestro teléfono o computadora, pero por el otro lado, si una persona tiene acceso de alguna manera a nuestra información, puede hacer mal uso de ella, de muchas maneras.

En los últimos años también se ha registrado que cada vez más personas utilizan internet, lo que significa que hay más información de las personas navegando por la red, la cual la mayoría de la veces está en riesgo por el simple hecho de usar internet y es por esto que se ha detonado un aumento considerable de la delincuencia cibernética.

Por eso debemos tener mas cuidado con toda la informacion que compartimos, con los permisos que le damos a las aplicaciones que descargamos y en general con cualquier información de carácter personal o privada, para así poder reducir las vulnerabilidades de un posible robo de identidad.